img-feed img-feed-email

1 may. 2016

Zsadist y Nalla


Hermoso pedazo de vida de La Hermandad:
El sonido era como el de un signo de interrogación si los teclados pudieran hablar: una suave consulta, parte gemido con una pequeña demanda.

Zsadist abrió los ojos, instantáneamente hiper-consciente. La habitación era en tonos negros -que era lo que querías cuando la luz del sol puede llevarte a la tumba y eran las tres de la tarde. Y en el pasado, habría ido a por su arma primero... espera, su palma ya estaba bajo la almohada y agarrando su Glock.

Tranqui, rarito, se dijo a sí mismo. Tomando una profunda respiración, puso en marcha la parte lógica de su cerebro y anuló su glándula suprarrenal con un montón de "estás en casa y a salvo" y "no hay alarmas que apagar" y "toma otra exhalación, gilipollas".

A su lado, su shellan, Bella se agitó y, sip, fue a levantarse de la cama, la clásica respuesta de mamá que tiene una hembra y que la mueve hacía sus crías antes de estar incluso consciente.

—La tengo —dijo él, cogiendo su mano y tirando de ella hacia abajo—. Te levantaste la última vez.

Bella bostezó con fuerza, su mandíbula crujió.

—Eso fue hace como unos seis meses. Cuando ella tuvo problemas estomacales.

—Podría haber sido hace diez años. No quiero que hagas esto sola.

La risa que flotó hacia él era amor en el aire.

—Eres increíble.

—Te llamaré si lo necesito.

Saltando del colchón, cruzó la gruesa alfombra. A pesar de que Nalla estaba en la habitación de al lado, desde su transición fuera de la cuna, se había acostumbrado a llevar los boxers en la cama. Le había llevado un tiempo acostumbrarse, pero no se sentía a gusto con sus genitales por todas partes si la puerta entre las habitaciones no estaba cerrada con llave.

El pomo estaba cálido y las bisagras no dejaron escapar ningún sonido mientras las abría. El olor de la habitación lo hizo sonreír. Dulces cosas, cosas de chicas, como champú de fresa, muñecas que olían como flores y toallitas de lavanda para la secadora. La luz era de color rosa también, brillaba sobre las estanterías que estaban llenas de delgados tomos que tenían más imágenes que palabras.

Nalla estaba sentada y parpadeaba como si no pudiese ver nada, sus enormes ojos amarillos desenfocados y su pelo multicolor por todas partes, parecía una ensalada mixta.

Cuando su presencia se registró, ella se volvió y extendió los brazos.

—¿Papi?

Él se acercó y se sentó y la abrazó con fuerza.

—¿Qué ocurre, mi nalla?

Su cuerpo era tan enorme que se sentía como si ocupara toda la maldita cama, pero cuando ella se apretó más contras su pecho, se sintió bien con su tamaño. Quería ser grande como una jodida montaña para ella. Quería ser el señor Everest con una boca llena de hojas dentadas, tener puños del tamaño de coches y llevar un arsenal de armas de uso militar en los hombros, las caderas y los muslos.

—¿Otro mal sueño? —susurró mientras alisaba su pelo —. ¿Más del hombre sombra?

—¿Por qué? —lloriqueó mientras asentía.

No lo sabía, pero ¿si pudiera entrar en sus sueños y cazar a ese hijo de puta? No más pesadillas, nunca.

—Estoy aquí. Ahora estás a salvo.

Dios, ella era pequeña. Eso la aterrorizaba. Y mientras miraba alrededor de la habitación, deseó que estuviesen en un bunker subterráneo. Había habido momentos en los que se había sentido vulnerable antes, pero ¿después de que Bella diese a luz y que ambas sobrevivieran? Se pasearía por el Infierno para protegerlas.

Lo siguiente que supo era que estaba cantando, pero no podría haberle dicho a nadie lo que era. Su cuerpo se balanceaba ligeramente y Nalla estaba cobijada más cerca.

No estaba seguro de a quién estaba calmando. Si a sí mismo o a su hija.

****************************
Bella no podría soportarlo más. No había más sonidos preocupantes, no había bengalas de socorro por parte de su hellren, nada salvo la tranquilidad desde el monitor y el resto de la casa. Y la última cosa que quería era que Zsadist sintiera que ella creía que él no era capaz de manejar la cosas. Porque él podía.

Era solo... mamitis. Necesitaba saber que todo estaba bien.

Deslizándose fuera de las sábanas calientes, cruzó la alfombra. Llevaba una enorme camiseta de Z, que le hacía cosquillas en las rodillas y le llegaba a los codos a pesar de ser de manga corta y ceñida para él.

Nalla había sido trasladada a la habitación de al lado hacía unos seis meses para que ellos pudieran tener algo más de privacidad y la niña había sido una campeona. Pero de vez en cuando...

Bella se detuvo en el umbral. Y con una oleada de calor, lo supo, como en muchos otros momentos, que lo que estaba viendo a través de la habitación de la pequeña era algo que ella recordaría hasta el día de su muerte.

El dosel rosa de la cama de Nalla era un festín de lujos tan exagerado que les había llevado un tiempo a Bella y Z acostumbrarse. Pero ¿qué pasaba cuando una noche cualquiera mencionabas en la Última Comida que estabas pensando en mudar a tu hija a una gran cama de chica? ¿Y la Hermandad estaba con la oreja puesta? Ese montón de tíos locos de amor con pantalones de cuero, que llevaban shitkickers y armas y estaban cargados de testosterona, transformaron Pottery Barn y Bed, Bath and Beyond en putas. En menos de veinticuatro horas, Fritz estaba tirando más cajas en la furgoneta que la mayoría de aviones UPS a través del país.

Y síp, era como si una botella de Pepto-Bismol hubiera explotado, pero la cara de Nalla se había iluminado al segundo de entrar y el escuadrón de Malditos Tíos Amorosos, que era como se llamaban a sí mismos, se había fundido en charcos de Hermanos.

En la cama, Z estaba sentado con Nalla en su regazo, sus abultados músculos formaban una jaula alrededor de su diminuto cuerpo, su cabeza rapada estaba inclinada, sus ojos cerrados, su cara llena de cicatrices compuesta de líneas de profundo amor.

"... hazme feliiiiz... cuando el cielo está gris..."

Su mano de la daga, callosa por la guerra y amable por el amor, acariciaba los rizos multicolor que estaban en una maraña.

"... tú nunca sabráaaaas, querida..."

Y su voz. Esa voz, Dios, esa voz. Tan clara como un cristal, con tonos más profundos que un océano y más altos que el paraíso, era el tipo de cosa que convertía tu cuerpo en un diapasón, incluso si no tenías inclinación musical.

"... cuánto te quieroooo..."

Nosotros hicimos esto, pensó mientras lo miraba. ¿Esa preciosa e increíble criatura pegada a ti? La hicimos juntos.

"... así que, por favor, no te lleves la luuuz del sol..."

Él abrió los ojos en ese momento y se sobresaltó un poco con sorpresa. Luego hubo una expresión de vergüenza en su cara... que era tan él. Incluso con ella, no le gustaba ser cazado por sorpresa. Pero ella no cometía ningún delito con eso. Sus defensas habían sido destruidas con dureza de la más degradante y brutal de las maneras y ella siempre les daba espacio para respirar y relajarse. Y alrededor de ella y Nalla, siempre lo hacían.

Bella le lanzó un beso y pronunció las palabras que no estaban solo en su cerebro, sino también en su corazón y en su alma.

Te.

Amo.

Y luego se retiró, dejando a padre e hija. Volviendo a su cama de matrimonio, se tendió en su lado y puso la cara en la almohada que olía a su loción de afeitar. Cerrando los ojos, se sintió más rica que cien mil reyes.

Pensandolo bien, ¿cuando tenías a tu familia cerca? Eso era de un valor más incalculable que cualquier mina de diamantes, más resonante que cualquier sinfonía, más bello que cualquier amanecer.

*FIN*

24 abr. 2016

Cita nº2.



"—Déjame besarte. Sé que no lo merezco, pero por favor... eso es lo que puedes hacer por mí. Déjame tocarte..."

Qhuinn a Blay en Amante Al Fin, capítulo 38, p. 347

En la cocina de la mansión...


Otro pedazo de vida de La Hermandad:
En la cocina de la mansión...

Lassiter: *de pie delante del fogón*
Ohhhhhhhhh, mi salchicha tiene un nombre...
*mueve los ardientes perritos calientes en la sarten con un tenedor*
... es P-A-P-I...
*mira los bollos del horno*
... mi salchicha tiene un apellido...
*saca los bollos*
... es G-U-A-Y
*pone los perritos calientes en una servilleta de papel*
...Ohhhhhhh, le encanta...

V: Por el amor de Dios. No termines esa frase.

Lassiter: *por encima del hombro* ¿Quieres un perrito caliente?

V: No de ti.

Lassiter: *llena los platos* *se da la vuelta* No odies. Sabes cuánto te gusta una buena salchicha entre un par de calientes bollos.

V: *saca la Glock* Hora del ketchup...

Rhage: *entra* Otra vez no. No, V, no puedes dispararle aquí dentro. Fritz dice que solo fuera, ¿recuerdas? Oh, ey, ¿puedo coger uno?

Lassiter: *tiende el plato* *le guiña un ojo a V* ¿Ves? A él le gustan mis...

Rhage: *rodeando fuerte con su mano la garganta del ángel* Eso ha ido suficientemente lejos, capullo *toma un bocado* Aunque, tengo que decir que... este es un buen perrito.

Lassiter: *asfixiándose* Es mi...

V: *pone las manos juntas alrededor de la Glock y reza* porfavordisalsaporfavordisalsa... porque entonces podré ponernos fuera de su miseria.

Lassiter: *volviéndose azul* ... receta especial.

Rhage: ¿Ves? Él es domesticable... ¡Soy el César Millán de los gilipollas!

V: *mientras Rhage se va* Mierda, ahora estoy hambriento.

Lassiter: *aún recuperándose* A riesgo de sufrir más lesiones... hay un poco de longaniza en la nevera. O podrías elegir el queso jack. ¿Y nueces tostadas? Sidra... *sale corriendo con los perritos calientes para salvar su vida*

V: *aparte el arma* *baja la cabeza* *mira los perritos calientes* Joder. Quiero uno.

*FIN*

Reseña Exprés de La Hermandad de la Daga Negra por Nat


Hace unas semanas, Nat subió una reseña exprés de La Hermandad de la Daga Negra y tuvo el enorme detalle de mencionar este blog en su video y recomendarlo. Gracias por considerar este pequeño espacio el lugar ideal para mantenerse informado sobre La Hermandad.

17 abr. 2016

Evento en Cincinnati, abril 2016


AVISO: GRAN CANTIDAD DE SPOILERS

-THE CHOSEN será el siguiente libro de La Hermandad de la Daga Negra. Por fin tendremos la historia de Layla y Xcor.

-Blay y Qhuinn van a tener un gran protagonismo en The Chosen.

-Trez cree en la reencarnación.

-Murhder no estará en este libro, quizás en el próximo, pero no es seguro.

-El próximo libro de Legacy tratará sobre Axe y se titulará BLOOD VOW.

-Markhus, el esclavo de sangre, tendrá cierta relevancia.

-s'Ex es un chico y sabremos más sobre él.

-Veremos más de Devina.

-Hay secretos sobre el padre de Butch, Manny y Jo que no se saben. La ocurrido con la hermana de Butch puede hacer que su relación con Jo sirva para cerrar viejas heridas.

-Vishous tuvo algo que ver con la pérdida del amor de Lassiter.

-A Ward le gustaría escribir un libro sobre Nalla, pero tendría que ubicarse varías décadas después de la linea actual.

-Marisol volverá.

-Lassiter espera el peor momento para revelar que ha sustituido a la Virgen Escriba.

-Blay y JM serán admitidos en la Hermandad, pero no se sabe cuando, quizás entre primero Payne, sería curioso observar como reaccionan los Hermanos trabajando con una hembra y cómo será el rito de iniciación.

-Cuando John Matthew sea aceptado tendrá que someterse al rito de iniciación pese a tener ya una cicatriz en su pecho.

-Aunque la Virgen Escriba se haya ido, su trato con Darius sigue vigente. Es poco probable que los Hermanos lleguen a saber alguna vez que John Matthew es la reencarnación de Darius.

-¿A qué espera Butch para acabar con el Omega tras el debilitamiento de la Sociedad Restrictiva?

-A Ward le gustaría escribir un par de libros sobre la historia de La Hermandad y cómo llegó a ser lo que es ahora.

-Novo tendrá su propio libro, es bisexual y Ward sabe con quién terminará, y no es una hembra.

-Assail tendrá su propio libro.

-Murhder no es el tío de Bitty.

-Veremos a Aghony, el hijo de Phury en próximos libros.

-Ward no niega ni afirma que Murhder sea el padre de Butch, Manny y Jo.

-Sobre el tema Butch-V, Ward cree que hay cosas que deben quedarse detrás de una puerta cerrada.

-Havers no tendrá compañera, es un estúpido según Ward.

-Por ahora no hay más bebés en camino.

-Assail y Sola terminarán juntos, pese a las trabas en su historia.

-El tipo que violó a John Matthew siendo pretrans tendrá un mal final.

-Assail tiene un vínculo con el esclavo de sangre que rescató.

-Ward está esperando ver la cara que pone Vishous cuando se entere de que Lassiter ha sustituido a la Virgen Escriba.

-Sabremos más sobre Craig y Paradise en otros libros.

-Ward no afirma ni desmiente que la hermana de Throe esté muerta, pese a tener sus cenizas.

En la sala de billar...


Ward nos ha sorprendido con un pedazo de vida de La Hermandad. Antes en el foro, solía colgar muchos y ahora se está planteando volver a hacerlo en FB:
En la Sala de Billar...

Rhage: ¿Qué demonios estás haciendo?

Lassiter: *levanta la vista del cuaderno* ¿Sabías que Dyson nunca pierde la succión?

Rhage: *mira la aspiradora* Estás leyendo un manual de instrucciones. De una aspiradora.

Lassiter: *hojea* ¿Necesito ir a comprarte otro set de snorkel?

Rhage: Que te jodan. Y es una perdida de tiempo. Nunca vas a utilizar esa maldita cosa. En primer lugar, Fritz se pondría nervioso. Y en segundo, la idea de que limpies cualquier cosa es demasiado aterradora para contemplarla.

Lassiter: No es lo que busco.

Rhage: Así que estás mirando las imágenes. Eres realmente triste.

Lassiter: Quiero consejos para citas.

Rhage: *parpadea*

Lassiter: *levanta la vista* Eso. Nunca. Pierde. Succión.

Rhage: *parpadea*

V: *moviendo la cabeza hacia la mesa de billar* Si él no lo dice, lo haré yo. Eres un jodido bicho raro.

Lassiter: ¿Eso viniendo de ti, chico de la cera negra?

Portada y sinopsis de Blood Vow


Os traigo la portada de Blood Vow, segundo libro de la serie Black Dagger Legacy, que se publicará el 6 de diciembre de 2016. El libro continuará la historia desde The Beast.

Los aprendices del centro de entrenamiento de La Hermandad de la Daga Negra continúan preparándose para la guerra contra la Sociedad Lesser, pero la lucha es la última cosa en la mente de Axe. Aún con el sentiemiento de culpa por la muerte de su padre, el solitario melancólico se encuentra luchando contra la atracción hacia la tentadora y aristocratica prima de Peyton, Elise. Elise también lo siente... sobre todo cuando los dos se lanzan juntos a inusuales circuntancias, y ella debe decidir si puede confiar en Axe mientras descubre el misterio que rodea la muerte de su hermana.

Mientras tanto, Mary y Rhage están acogiendo a Bitty, una joven huérfana pretans, y esperan adoptarla... hasta que aparece un joven macho que dice ser tío de sangre y amenaza con destruir la nueva familia.

21 feb. 2016

Extracto de THE BEAST


Tenemos nuevo extracto de THE BEAST, que sale a la venta en inglés el próximo 5 de abril de 2016:

CAPÍTULO UNO

La Escuela Brownswick Para Chicas, Caldwell, NY

Hormigas bajo la piel.

Cuando Rhage transfirió su peso de una shitkicker a otra, sintió como su corriente sanguínea llegaba a un punto de suave hervor y las burbujas le hacían cosquillas bajo cada jodido centímetro cuadrado de su carne. Y eso no era ni la mitad. Fibras musculares al azar fallaban en todo su cuerpo, los espasmos hacían que los dedos se contrajeran, las rodillas clavadas en el suelo, sus hombros apretados como si su cuerpo fuera una raqueta preparada para practicar tenis con algo.

Por enésima vez desde que se había materializado en su posición, barrió con su mirada el descuidado prado, lleno de hierbajos altos que tenía delante de él. Volviendo a cuando La Escuela Brownswick Para Chicas había estado abierta, no le cabía la menor duda de que el campo que tenía enfrente había estado bien cuidado en primavera y verano, con sus hojas cayendo en otoño y cubierto de nieve en invierno, como en un libro de cuentos para niños. Ahora, era un campo de rugby del infierno. Lleno de zarzas y malas hierbas, con arbustos que podían hacer algo más que daño estético en la región testicular de un tío, árboles jóvenes que eran los hijastros feos y deformes de los arces y robles más maduros y la hierba larga y marrón de finales de octubre con la que podías tropezar como una putilla si tratabas de correr.

Del mismo modo, los edificios de ladrillo, que habían albergado y proporcionado espacios de instrucción a los descendientes de la élite privilegiada, estaban envejeciendo mal sin un mantenimiento regular: ventanas rotas, puertas cayéndose a pedazos, descolocados postigos abriéndose y cerrándose con el frio viento como si los fantasmas no se decidieran si querían ser vistos o escuchados.

Fue el campus de El Club de los Poetas Muertos. Suponiendo que todos se habían largado después de la película que se rodó en 1988 y nadie había tocado una jodida cosa desde entonces.

Pero las instalaciones no estaban vacías.

Cuando Rhage inhalo profundamente, su reflejo nauseoso le hizo tener un par de arcadas en su garganta. Había tantos restrictores escondidos en los dormitorios y aulas abandonadas que era imposible aislar olores individuales del apestoso hedor colectivo. Cristo, era como poner tu cara en un cubo de carnaza e inhalarlo como si el mundo fuera a quedarse sin oxígeno.

Suponiendo que alguien hubiese añadido talco de bebé a todas las apestosas cabezas de pescado.

Con ese toque final, ya sabes.

Mientras su piel tenía otro bailoteo tembloroso, le dijo a su maldición que controlara su excitación, ese infierno, la haría divertirse esta noche. Ni siquiera trataría de contener la maldita cosa –No es que tuviera éxito intentando frenarlo, de todos modos– y aunque dar rienda suelta a la bestia no era siempre buena idea, esta noche iba a ser una ventaja ofensiva. ¿A cuántos restrictores se enfrentaba la Hermandad de la Daga Negra? ¿Cincuenta? ¿Ciento cincuenta?

Eso es demasiado para manejar, incluso para ellos, así que su pequeño… regalo… de la Virgen Escriba le iba a venir muy bien.

Hablando de su truquito especial. Hacía más de un siglo, la Madre de la Raza le había dado su propio sistema de destrucción, un programa de modificación de conducta que era tan oneroso, tan desagradable, tan abrumador que, de hecho, consiguió traerle de vuelta desde el límite de su propia gilipollez. Cortesía del dragón, a menos que se las arreglara para mantener sus niveles de energía correctamente y moderara sus emociones, se armaría una buena.

Literalmente.

En el transcurso del siglo pasado, había tenido un gran éxito al asegurarse de que la cosa no se comiera a sus más allegados y queridos, o no conseguir en las noticias nocturnas un titular que dijera: "Jurassic Park vive". ¿Pero a lo que sus hermanos y él se enfrentaban en este momento… y lo aislado que estaba este campus? Si tenían suerte, el escamoso gran hijo de puta púrpura con dientes de sierra e insaciable apetito iba a tener su buffet libre. Aunque, de nuevo, solo elegirían una dieta a base de restrictor.

Nada de hermanos como sandwiches, por favor. Y nada de humanos como tapas o postre, muchas gracias.

Esto último era más por discreción que por afecto. Mierda, sabía que esas ratas sin cola nunca iban a ningún sitio sin dos cosas: media docena de sus evolutivamente inferiores, codependientes nocturnos y jodidos colegas y sus putos teléfonos móviles. Tío, YouTube era un dolor de culo total cuando querías mantener en secreto tu guerra contra los no-muertos. Durante casi dos mil años, los vampiros que luchaban contra la Sociedad Restrictiva del Omega no tenían a nadie más en el negocio, a excepción de los combatientes que participaban, y el hecho de que los humanos no pudieran manejar sus competencias básicas sobre arruinar el medio ambiente y decirle al otro qué pensar y decir eran sólo unas de las razones por las que los odiaba.

Puto internet.

Cambiando marchas de modo que no se perdiera demasiado pronto, Rhage dirigió su mirada a un macho tomando cobertura a unos 6 metros lejos de él. Assail, hijo de Quién-Coño-Sabe, iba vestido de negro como en un cortejo fúnebre, su pelo oscuro de Drácula no requería camuflaje, su fruncido rostro atractivo como el pecado y tenso te hacía respetar al tipo. Hablando sobre favores y de giros de 180 grados. El traficante de drogas había llegado a la Hermandad, haciendo valer su promesa de cortar lazos con la Sociedad Restrictiva entregando la cabeza del Restrictor Jefe en una caja a los pies de Wrath.

También había revelado la localización de este escondite que los asesinos habían estado usando como cuartel general.

Yyyyyy así es como todo el mundo había terminado aquí, con sus pelotas entre la maleza, esperando la cuenta atrás en sus relojes V-sincronizados para atacar a las 00:00.

Pero este ataque no tenía un enfoque de mierda, en plan de acribillar al enemigo. Después de varias noches y días, gracias a Lassiter, alias gilipollas, haciendo reconocimientos durante las horas de sol, el ataque había sido coordinado adecuadamente, por etapas, y listo para ser ejecutado. Todos los guerreros estaban aquí: Z, Phury, Butch y V, Tohr y John Matthew, Quinn y Blay, así como Assail y sus dos primos, Colmillo I y II.

Porque a quién le importaba sus nombres cuando aparecieron armados hasta los dientes y repletos de munición.

El personal médico de la Hermandad también estaba en estado de alerta en la zona, con Manny en su unidad quirúrgica móvil a una milla de distancia y a Jane y Ehlena en una de las furgonetas en un radio de dos millas.

Rhage miró su reloj. Seis minutos y el momento.

Mientras su ojo derecho comenzaba a hacer el stanky leg, maldijo. ¿Cómo coño iba a mantener su posición mucho más tiempo?

Dejando al descubierto sus colmillos, exhalo por la nariz, resoplando dos corrientes de aliento condensado que parecían la advertencia de un toro a punto de cargar.

Cristo, no podía recordar la última vez que estuvo tan excitado. Y no quería pensar en el porqué. De hecho, ¿Cuánto tiempo había estado evitando pensar en ello?

Desde que él y Mary habían llegado a este extraño punto y él había empezado a sentir…

—Rhage.

Su nombre fue susurrado en voz tan baja que le hizo mirar a su alrededor porque no estaba seguro de si su subconsciente había comenzado a hablar con él. Nop. Era Vishous… y, por la expresión de su hermano, Rhage hubiera preferido tener desdoblamiento de personalidad. Esos ojos de diamante brillaban con una luz terrible. Y esos tatuajes alrededor de la sien no ayudaban.

La perilla era neutral… a menos que valorases el estilo. En cuyo caso el bastardo era una parodia de loción crece-pelo.

Rhage negó con la cabeza.

— ¿No deberías estar en tu posición…

—He visto esta noche.

Oh, mierda, no, pensó Rhage. Nop, no me estás haciendo esto ahora, hermano mío.

Apartándose, murmuró:

—Ahórrate el numerito a lo Vincent Price, ¿de acuerdo? O estás imitando al tipo de la voz en off de los trailers…

—Rhage.

—… porque tienes futuro en eso. “En un mundo… donde la gente necesita… cerrar la boca y hacer su trabajo…”

—Rhage.

Al ver que no miraba hacia atrás, V se puso delante de él y lo fulminó con la mirada, esos jodidos ojos claros que parecían un par de explosiones nucleares que dejan una nube en forma de hongo delante y detrás.

—Quiero que te vayas a casa. Ahora.

Rhage abrió la boca. La cerró. La abrió de nuevo… y se recordó a sí mismo que no debía alzar la voz.

—Mira, no es un buen momento para tus movidas psíquicas de mierda.

El hermano sujetó su brazo y lo apretó.

—Vete a casa. No te estoy jodiendo.

Una fría sensación de terror recorrió las venas de Rhage, haciendo que su temperatura bajara a fondo… y sin embargo sacudió la cabeza de nuevo.

—Que te den, Vishous. En serio.

No, gracias, pensó Rhage. Ya estaba bien.

No tenía interés en probar más magia de la Virgen Escriba. De ningún modo…

—Vas a morir esta puta noche.

13 feb. 2016

Fragmento de The Beast


Es gracioso que Mary trate a la bestia como si no fuera nada más que un perro:

Mary tropezó con algo –Oh, Dios, era un restrictor al que le faltaba un brazo– y continuó, dando otro silbido. Y un tercero…

La bestia se congeló, sus costados se inflaban y se desinflaban, las escamas purpuras relucían en la oscuridad como si se iluminaran desde dentro por una corriente eléctrica.

El cuarto silbido llamó su atención.

Disminuyendo su velocidad, Mary ahuecó las manos alrededor de su boca.

—¡Ven aquí! ¡Ven aquí, chico!

Como si la bestia fuera solo el perro más grande del mundo.

El dragón soltó un bufido y resopló a través de sus fosas nasales, el sonido era algo entre un cojín de pedos y el motor de un jet a reacción al despegar.

—¡Tú, ven aquí! —dijo ella—. Deja eso. No es tuyo…


THE BEAST

8 feb. 2016

Blood Kiss en español


Si os interesa, podéis mandarme un correo a blackdaggher@gmail.com

Es importante dar las gracias a las personas que, de una forma desinteresada y para beneficio de todos, hacen posible esto.

Nota: responderé a los mensajes el fin de semana.

2 ene. 2016

El Rey para enero de 2016



Pensábamos que el día no iba a llegar nunca, pero ya tenemos fecha y portada de El Rey: el próximo 21 de enero de 2016 el duodécimo libro de la serie de La Hermandad de la Daga Negra llegará por fin a las librerías en español. Manderley ha tardado un poco, pero mejor tarde que nunca.

1 ene. 2016

Fragmento de The Beast



Ward ha pasado el primer día del año corrigiendo el borrador de The Beast y yo casi me dejo los ojos intentando descifrar lo que pone porque la calidad de imagen es malísima y apenas se puede leer bien. Por mucho que lo he intentado, ha sido imposible descifrar enteramente la parte superior:

[Parte ilegible, pero se sobreentiende que Tohr está muy cabreado y casi se carga a Xcor]

Phury asintió.

—V tiene razón. Si lo matas ahora, perdemos el interrogatorio. Sé logico en esto, Tohr.

Vishous miró alrededor. Los cuatro habían vuelto al campus con la idea de apuñalar a tantos como pudieran de vuelta con el Omega y hacer limpieza, pero este pequeño descubrimiento había cambiado el objetivo inmediatamente.

—Butch, condúcelo de vuelta al Hummer. Ahora —V sacudió la cabeza hacia Tohr —. Y no, no vas a ir con él como apoyo.

—Me has malinterpretado —dijo Tohr seriamente.

—¿Lo he hecho? ¿Eres consciente de que tienes una daga en tu mano? ¿No? —cuando su hermano miró hacia abajo con cierta sorpresa, V sacudió la cabeza—. No pienses que estoy equivocado. Quédate con nosotros, Tohr. El poli lo tiene controlado.

—Voy a llamar a Qhuinn y Blay —dijo Butch mientras cogía su teléfono—. Los quiero conmigo.

—Y por eso te amo —murmuró V mientras mantenía sus ojos en Tohr.

El hermano todavía no había guardado la daga. Y eso estaba bien. Tan pronto como Xcor se fuera, V iba a asegurarse de que Tohr le diese buen uso a ese impulso asesino.

Un momento después, Blay y Qhuinn se materializaron y ambos maldijeron cuando vieron la cara fea y llena de cicatrices que los miraba sin ver desde el cuerpo inconsciente.

Butch hizo un trabajo rápido esposando a Xcor y luego él y Qhuinn lo cargaron como un saco de patatas hacia al Hummer.

PRÓXIMAMENTE: BLOOD VOW (diciembre 2016) 2ºBLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: BLOOD VOW (diciembre 2016) 2ºBLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: THE CHOSEN (abril 2017) 15ºLA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

PRÓXIMAMENTE: THE CHOSEN (abril 2017) 15ºLA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

ELECCIÓN CERRADA



¿Quién es Autumn?
Entra aquí y descúbrelo.

EL PIT VIRTUAL

TWITTEANDO

¿QUIÉN SIGUE EL BLOG?

SUSCRÍBETE

Introduce tu mail:

AFILIADO DEL MES

PREMIOS

¿QUÉ PUNTITO ERES?

 
▲ SUBIR ▲