2 may. 2011

Amante Renacido: capítulo 1 por Neï


¡Hola a todas! =D

Daggher y yo hemos mantenido en secreto total mi idea de hacer un fic que iríamos subiendo mensualmente al blog (dos capis de 15 hojas cada mes) ¡así que la publicación de este primer capítulo os pillará a todas por sorpresa!

La misma sorpresa que fue para mí que Ward decidiera que el próximo libro iba a ser el de Tohr cuando yo ya llevaba 50 hojas del fic escritas jajaja. No puedo decir que no me lo esperara, en cierto sentido, pero ahora me deja la curiosidad de hasta qué punto coincidirá mi historia con su novela.

Desde luego hay algo que no va a coincidir, muy probablemente: la nueva pareja de Tohr. Aunque no se ha dicho oficialmente, tenemos bastantes pistas de que Ward ha elegido a No'One para ser la próxima shellan de este Hermano.

Y yo he elegido a Layla *se cubre contra todas las cosas que le están lanzando a la cabeza*. Sí, ya sé que a muchas de vosotras no os gusta esta hembra, pero dadle una oportunidad aunque sea en mi fic, ¿sí?

No coincido con la creencia general de que un personaje de poco carácter, el porqué es simple: tened en cuenta que se está dejando la piel trabajando con la Hermandad, dándole su sangre a cinco Guerreros diferentes (Tohr, Rhage, Vishous, Blay y Qhuinn), se atrevió a mudarse del Otro Lado y (para aquellas que habéis leído LU) ya visteis que es muy capaz de mandar al carajo a quien haga falta.

Aunque el fic esté centrado en Tohr, me interesa también retratar en él la evolución de Layla como hembra y la manera en que su personalidad acabará por encajar con la del Hermano cuando se convierta en pareja.

Repito, no desestiméis el fic porque hasta ahora no os haya gustado uno de los personajes en la novela de Ward. Esto lo he escrito YO, dadle una oportunidad.

También quería aclarar que no me decidí por Tohr porque sea uno de los Hermanos que no tienen pareja, en la saga de la Hermandad hay muchos personajes con finales abiertos aún que podría haber escogido.

Elegí a Tohr porque, a pesar de que pueda parecer que no sabemos demasiaaaado de él, fue un personaje que me impactó desde el principio, sobre todo supongo por el contraste con el resto de los Hermanos. Así a simple vista, él parece el más normal.
Pero yo os invito a hacer un viaje por la mente y la vida de Tohr como yo las veo :)

Con respecto al título del fic “Amante Renacido”, no creo que haya mucho que explicar al respecto, aparte de que le vienen como anillo al dedo a Tohr. Fue un momento de inspiración divina.

Por último, pero no por ello menos importante dar las gracias a aquellas que me han ayudado a hacer esto posible (que poética yo XD):

*Daggher Bloguera Extraordinaria: Mil gracias por tu web que nos mantiene a todas informadas de las novedades de nuestra obsesión =D Pero sobre todo por apoyarme en cada propuesta que te he hecho y por abrir los brazos a este proyecto en especial. ¡Ah, y por hacerme de beta, claro!:)

*VaneCaos Beta del Poder, Vishous Adicta e Inspiración Literaria Absoluta: Nena, ya sabes que tus fics me hacen reír, llorar, dar saltos y gritar ¡Eres una maestra! Muchas gracias por animarme a seguir con la idea del fic y ofrecerte como beta, a pesar de que sabías que eso te iba a robar tiempo y que yo no te iba a dejar en paz. Una santa, vamos... bueno, santa, lo que se dice santa... =P

*NailahCris, Profa entre todas las Profas y Amiga: siempre estás ahí para corregirme lo que necesite, darme un consejo tonto, o pasarme alguna de tus maravillosas historias, mi madrileña. Te doy gracias no solo por todo esto, sino por los años que hace que cuento con su Amistad. ¡Que lo que FanFiction unió, no lo separe la distancia! ¿Te acuerdas aún de se primer fic tuyo de HP que leí y los miles de reviews que te deje en un solo día? XD

Total, que me estoy enrollando a muerte y ustedes no quieren leer esto, de modo que las dejo con el fic ¡¡Espero con ganas sus comentarios e intentaré responder a todos y cada uno de ellos!! No escatiméis en críticas pues lo que más deseo es mejorar.

¡¡¡¡ESPERO QUE OS GUSTE!!!!

Neï


AMANTE RENACIDO
Capítulo 1. Todo va a ir bien.

{Tengo que ir al encuentro de mi destino, y mi carrera ha comenzado.}
Valerio Massimo Manfredi.

Esto no podía ir a peor, pensó Tohr al echar un vistazo a la cocina.

—Por favor, sire, el mantel de lino…el parquet…¡Las paredes!— Fritz miraba con ojos desorbitados los instrumentos de cocina que Rhage había dispuesto a lo largo y ancho de la cocina.

Sin hablar de los innumerables cubiertos de todos los tamaños y formas, llegados a este punto ya había en escena al menos una batidora, cuatro sartenes, una freidora y dos ollas pequeñas. Y, para mayor desdicha de Fritz, todas ellas bullendo con distintos contenidos que parecían peligrosamente cercanos a desbordarse…o a explotar, en su defecto.

—Tranquilo, tío— Rhage apoyó una de sus enormes manazas en el pequeño y ahora tembloroso hombro del doggen—, ya casi he terminado de preparar “Mi Arsenal Culinario”.— tras Estas palabras dejó la mirada perdida en el techo con aire dramático, como si ante él discurrieran imágenes de glorias pasadas.

—Pe-pero sire, si no es mucho preguntar…¿Para qué necesita todos esos utensilios?— incluso en el más que educado tono de Fritz el demonios estaba claramente implícito.

—Ya te he dicho que te relajaras, Fritz…ve, no sé…a aspirar el suelo del salón.— sonrió como si se le hubiera ocurrido la idea del siglo.— Tómate un descanso. Esta noche cocino yo.

—Que no se relaje contigo revoloteando por la cocina, mi hermano, demuestra lo inteligente que es.— llegó una voz desde la entrada de la cocina.

Rhage se giró justo a tiempo de ver a Tohrment entrando. La alta figura del Hermano abarcaba ya casi todo el marco de la puerta, pues en estos últimos meses había ganado algo de peso. Lo cual no era de extrañar ya que, como hiciera Zsadist en su día, Tohr había empezado a comer con Rhage haciendo las mismas titánicas ingestas que él en cada comida.

Tohr sentía su pecho vibrar con una profunda risa mientras observaba el cuadro que era la cocina: Rhage con un delantal rosa, empuñando una cuchara sopera de madera y flanqueado por ollas y sartenes humeantes. Su rostro estirado en una sonrisa que no presagiaba más que desastres, mostrando todos los dientes.

Por otro lado, Fritz, el color drenado de su rostro, se retorcía las manos nerviosamente sin conseguir fijar los ojillos, abiertos como platos, en ningún sitio. Lo cual era totalmente lógico teniendo en cuenta que una olla empezaba a desbordarse, mientras una sartén humeaba de forma extraña y… ¿ese olor a quemado salía del horno?

—Sire Tohrment.— el doggen prácticamente suspiró de alivio— Por favor, convenza al sire Rhage de que me deje ayudarle.

Sagrada Virgen, sus ojos claramente decían que la que necesitaba ayuda era la cocina. Rhage puso los ojos en blanco y se giró a revolver una de las muchas ollas.

—Ya le he dicho que vaya a descansar, puedo arreglármelas solo.

Tohr observó cómo el enorme vampiro movía el culo y tarareaba una musiquilla como un soberano gilipollas mientras revisaba el horno.
El tipo realmente se lo estaba pasando pipa.

—El problema es si la cocina puede arreglárselas contigo, Rhage.

El rubio se giró apuntándole con la cuchara de madera, ahora manchada de algún tipo de salsa, que chorreaba directamente sobre el hermoso parquet de Fritz.

—Si tú también has venido a estar contra mí, ya puedes irte.—dijo, las cejas hundidas sobre sus brillantes ojos de azul neón—. Te llamaré cuando la comida esté lista.

—Rhage, si alguien no te ayuda con eso, no habrá comida de la que avisar— contestó Tohr con su tono más razonable, una sonrisa brillando en sus ojos.

Por su parte, el vampiro se dedicó a ignorarle y seguir “cocinando”. Finalmente, cuando una de las ollas empezó a desbordarse de manera descontrolada, quemándole la mano y haciendo a su vez que al apartarse prácticamente tirara una de las sartenes al suelo, mientras el horno empezaba a pitar como loco, Rhage se dio la vuelta y masculló:

—Vale, si quieres que te enseñe como cocinar como un authentique chef— dijo con pomposidad—, puedes acercarte, mi hermano.

Tohr ya tenía un delantal y un paño preparados para ir al rescate de Rhage antes de que la cocina quedara inservible de por vida. Realmente, alguien tenía que convencer al Hermano para que dejara esta manía de secuestrar la cocina. Más tarde hablaría con Mary.

—Claro cuisinier, ilumíname.

Entre ambos medio consiguieron salvar aquella parte del estupendo repas français que Rhage no había carbonizado, ahogado y/o estropeado de cualquier otro modo. Dejaron que Fritz les ayudara a poner la mesa en el salón de comidas. El doggen había sido literalmente incapaz de abandonar la cocina mientras ellos estuvieron allí y se apresuraba cada segundo a limpiar manchas por todas partes. Solo se ausentó un momento y, cuando volvió, Tohr habría jurado que dejaba detrás de un pilar una cosa roja…extrañamente parecida a un extintor. No, no podía ser.

Unos momentos más tarde estaban llevando pilas y pilas de platos al salón y colocándolos todos en el orden específico que el mandón de Rhage iba especificando.

¡Voilá!—exclamó Rhage, depositando la última fuente de comida sobre la enorme mesa.

—¿Ves? Con ayuda es todo más fácil.— rió Tohrment.

—Has superado tu primera lección, mi joven aprendiz.—respondió Rhage con solemnidad.

Tohr estaba en proceso de tirarle una servilleta de lino a juego con el mantel a la cabeza cuando escucharon pasos atronadores que se dirigían a toda velocidad hacia ellos. Unos momentos después, Wrath apareció con George a su lado. El golden retriever parecía frenético, la cola se le movía a velocidad supersónica y olisqueaba el aire constantemente, jadeando.

—Mi señor, cuida a tu perro o en cualquier momento va a levantar el vuelo.— comentó Rhage, mirando al animal con diversión.

—Buen puto comentario, Rhage, si tenemos en cuenta que prácticamente me arrastró aquí abajo.—el rey se detuvo al percibir el aroma del salón de comidas.

—¿Qué habéis estado haciendo vosotros dos?— enarcó una ceja y tiró levemente de George, que seguía nervioso.

—Aquí el Chef Supremo— Tohr señaló con el pulgar a Rhage, quien hinchó el pecho—, ha vuelto a secuestrar la cocina y he tenido a bien evitar que volviera a dejarla en siniestro total.

—¡Eh! Ya te dije que aquella vez no fue a propósito.—se quejó el Hermano—. No sabía que no se podían enchufar tantas cosas a la vez…

—Ni que eso fundiría la vitrocerámica, quemaría el horno y estropearía la tostadora. Ya nos sabemos la excusa de memoria.— le atajó Wrath.

—Pero V tiene un montón de cosas enchufadas a sus Cuatro Juguetes en la Guarida y…

—Tú mismo lo has dicho, mi hermano.— Vishous entró la cocina con un cigarro liado en la mano, el aroma a tabaco turco precediéndolo—. YO y no TÚ puedo enchufar tantas cosas juntas.— sacó su móvil del bolsillo, empezando a teclear.

—Como te diga lo que te voy a enchufar yo…—empezó Rhage.

La cabeza de Tohr giraba de uno a otro de sus hermanos conforme iban hablando.

—¿Qué coño hacéis todos peleándoos como nenazas?— la voz fría de Zsadist se unió a la discusión.

—¿Vais a dejarme acabar de hablar de una puñetera…?

—¡Vaya, eso huele bien! ¿Quién ha cocinado?— Phury, que estaba de paso por la Mansión, se acercó y echó un vistazo a la mesa.

—¡¿ME HA DICHO VISHOUS QUE HAS COCINADO, RHAGE?!— Butch entró en la cocina a la carrera.

—¡YO OS MATO!— chilló Rhage lanzándose al cuello de Vishous, que seguía mirándole de forma burlona y murmurando “enchufa, desenchufa, enchufa, desenchufa” mientras Butch lo acompañaba con gestos.

—Por favor, sires, el juego de copas.— se lamentaba Fritz.

—¿Qué diablos pasa aquí?— Beth estaba en el umbral del salón de comidas mirándolos a todos con el ceño fruncido y los brazos en jarras. Sus ojos azules se pasaron por cada uno de ellos, enarcando una ceja al ver a Rhage agarrando a Vishous por el cuello, mientras éste luchaba por sacarse el guante de la mano derecha y Butch cogía al rubio por la cintura intentando separarlo de su compañero de cuarto. Por último miró a su hellren.

Tohr señaló acusadoramente a Rhage y todos los Hermanos le imitaron. Hasta George ladeó la cabeza y miró al vampiro rubio.

—Es la última vez que os preparo la comida, desagradecidos de mierda.— cuando oyó un suspiro entre los presentes, la rabia volvió a aflorar y volvió a estrangular a Vishous—. Putos cabrones…

—¡RHAGE!—la voz más aguda de Mary irrumpió en la habitación. Rhage soltó a V de inmediato y se dirigió hacia su shellan, alzándola del suelo y apretándola contra él.

—Menos mal que TÚ sí me quieres, leelan.— miró a los demás con mala cara.

—¿Pero qué ha pasado?— volvieron a preguntar Beth y Mary.

Todos los Hermanos empezaron a dar explicaciones a la vez, a lo que se sumaron los ladridos de George.

—Joder, un puto desastre…

—Sólo quería comer…

—Matarle…

—…destrozar la cocina

—¡GUAU!

—¡BASTA!— Jane apareció casi de la nada entre ellos, mirándolos a todos con cara de muy pocos amigos.

Tohr se acercó un poco más a V, seguro que si esa mujer decidía trocearlos a todos con su bisturí Vishous se salvaría. O al menos se lo dejaría para el final.

—Uno: la comida se va a enfriar;—prosiguió— dos: Rhage, Vishous está a punto de conseguir sacarse el guante y no creo que te apetezca que te deje con una sola ceja de nuevo, tres, como no os comportéis no tendréis postre —miró de soslayo a Beth y Mary, que le sonreían pícaramente— y no me refiero a helado de chocolate, si me comprendéis.

Los seis machos en la habitación se quedaron muy quietos…y luego volvieron a lo suyo. Con toda normalidad, como si no hubieran estado puteándose y estrangulándose hacía unos segundos. Simplemente se dieron unas cuantas palmadas en sus anchas espaldas, se dedicaron algunos gruñidos y comenzaron a sentarse a la mesa.

Desde su posición en el umbral de la puerta, Beth y Mary le hicieron señas a Jasne para que se acercaran, Tohr las observó por el rabillo del ojo.

—Definitivamente, tienes que enseñarnos a hacer eso.— susurró Beth.

—Es cuestión de simple lógica.— Jane sonrió —. Son nuestros machos, los amamos, pero la biología impera y, qué queréis que os diga, he amenazado las cosas que más valoran: la comida y el sexo.

—Cuaaánta razón.— asintió Mary— ¿Seguro que no eres psicóloga también?

Riéndose, las tres tomaron asiento junto a sus machos y la comida prosiguió como si nada, solo el leve olor a quemado en la cocina delataba la odisea de la que habían sido parte.

****


Después de la accidentada Primera Comida, Tohr se dirigió a su habitación con la intención de descansar un poco. Toda la odisea de evitar el Armagedón en la cocina le había dejado algo agotado.

Suspiró mientras cerraba la puerta del cuarto tras de sí y echaba el pestillo. Ya no se cansaba con tanta facilidad como un par de meses atrás, pero aún encontraba que cosas cotidianas lo agotaban un poco. Generalmente, una buena siesta y una merienda con Rhage, que realmente se transformaba en una comida más, solían ser suficientes para que quedara como nuevo.

Aún así no podía evitar sentirse una carga para su hermano. Sonrió. Casi podía escuchar a Rhage: “¿una carga? Tu culo no pesa tanto como para ser una carga…aún.”


Tohr sacudió la cabeza mientras entraba en el baño y comenzaba a desnudarse. Por inercia, miró hacia el lavabo, encima del cual estaba el enorme espejo...tapado. No había vuelto a verse desnudo desde que decidió luchar por su vida, por vengar la muerte de Wellsie y volver a la Hermandad.

Joder, aún podía recordar la primera vez que se había mirado el día que tomó la decisión…menos mal que Lassiter no estaba allí para verlo o el ángel aún se estaría cachondeando de la cara que se le había quedado.

Pero para él no era ninguna risa en absoluto. Ver su cuerpo en esas condiciones paupérrimas le hacía recordar lo mal que también estaba su cabeza. Después de todo, el cuerpo es el espejo del alma ¿O eran los ojos? Ya no tenía ni idea. Sólo sabía que no pensaba volver a mirarse en ningún espejo hasta que estuviera preparado y eso sería…pues cuando tuviera que ser.

Dejó caer la ropa en un montón de una esquina y se metió en la ducha en cuanto estuvo a punto. No encontró ningún placer o alivio en el agua caliente; ducharse era un acto mecánico, tal y como seguían siéndolo muchas cosas. Suponía que los pequeños placeres de la vida volverían poco a poco. Tenía que aferrarse a algún tipo de esperanza.

¿Te parece poco que la vida te haya dado una segunda oportunidad? Darius no la tuvo.

Dios, D…cómo echaba de menos a ese macho. Había sido como un segundo padre para él. Qué coño, había sido como su padre.

Sacudió la cabeza bajo el chorro y cerró el agua.

¿Te parece poco tener una familia que te quiere?

Sus hermanos, las shellans, John… Sí, todos ellos estaban felices de tenerle de vuelta y no por el egoísmo de simplemente echarle de menos sino porque él estuviera bien. A veces le costaba recordar todas las cosas buenas que le rodeaban. A veces era muy, muy difícil luchar contra la oscuridad que estaba acechando en cada esquina, esperando cualquier buen momento para abalanzarse sobre él y sumirlo en la tristeza.

¿Te parece poco tener una oportunidad para vengarla?

Ah, la Venganza. Parecía que toda su vida se reducía a eso ahora. Comer, mejorar, dormir, respirar, vivir para ver a Wellsie vengada. Seguro, ahora ya no era el pozo de desolación sin ánimo de vivir que había llegado hacía meses a la mansión arrastrado por Lassiter, pero se preguntaba si en lo que se había convertido no era peor: un autómata, cuyo único impulso vital era la voluntad de vengar a su shellan asesinada.

Salió de la ducha y, cogiendo una toalla, empezó a secarse. Dejó sus pensamientos vagar para no cometer el error de concentrarse en las formas de su cuerpo que sus manos recorrían al secarse. No quería saber qué aspecto tenía. Lo último que quería o necesitaba era que sus hermanos volvieran a estar preocupados por él, que se dieran cuenta de que las cosas no iban tan bien como todos pensaban. Probablemente, un buen rato de descanso le despejaría la cabeza.

—¡Cariño, estoy en casa!— le llegó una voz profunda.

Al carajo con su descanso reparador.

Mascullando maldiciones por lo bajo, salió del baño con una toalla anudada en torno a la cintura, decidido a ignorar al recién llegado. Con un poco de suerte se aburriría de no verle hacer nada e iría a tocarle los huevos a otro. Um…últimamente había hecho muy buenas migas con Rhage.

—¿Así me recibes, sin siquiera un beso de buenas noches?— dijo Lassiter con voz fingidamente afligida.

Tohr simplemente se le quedó mirando con cara de asesino en serie y se dispuso a vestirse. Dejó caer la tolla mientras buscaba unos pantalones, dándole la espalda deliberadamente. Ya que no dejaba de meterse con su culo –había perdido la cuenta de todos los nombres que él y Rhage habían inventado para referirse a él– iba a darle una buena dosis.

Acogió con una sonrisa el ruidito de asco de Lassiter.

—Tiiío, ahora sí que puedo decir que nuestra relación va de culo.

Tohr se puso los pantalones y pasó a la camiseta, todo ellos ignorándolo decididamente.

—Una relación inexistente no puede ir de culo, gilipollas.— gruñó.

—Sabes, tienes que hacer algo con esa retaguardia tuya, esa cosa no puede ser saludable.

—Y tú, Chico Bombilla, deberías hacer algo con todas esas cosas que te hacen parecer un puto alfiletero.

—Los piercings están de moda, pero no verás a nadie por la calle luciendo un culo flácido con orgullo —repuso el ángel hábilmente.

Touché —respondió Tohr, con la esperanza de que una supuesta victoria hiciera que el tipo le dejara en paz.

Miró en derredor una vez hubo acabado de cambiarse, buscando algo en lo que distraerse hasta que a Lassiter se le antojara dejar de dar por culo, nunca mejor dicho. Lo cual podía llevar un rato viendo el cariz que habían tomado las cosas. Decidió tumbarse e intentar descansar a pesar de la molesta presencia.

—Vaya, veo que sigues con complejo de Cenicienta Durmiente.

—Se dice Bella Durmiente, pedazo de animal.— le gruñó.

—Claro, claro, también se dice así. Ahora en serio— el rostro de Lassiter se volvió grave y clavó sus ojos totalmente blancos en Tohr—, ¿piensas echarte a dormir la mona sin más?

—Estoy cansado.—suspiró—. No tienes ni idea de la que se ha liado hoy en la Primera Comida.

—No y me importa una mierda.—le dedicó una sonrisa amplia—. Levanta tu hermoso trasero de ahí y haz algo útil.

—¿No tienes a nadie mejor a quien molestar? Seguro que en la tele hay alguna telenovela cursi que tú y Rhage podéis ver juntos.

—Eh, sin ofender, Gata Salvaje tiene una trama intensa y subyugante. No es mi culpa que los demás no podáis apreciarlo.— se encogió de hombros.

—Traduciré eso como “no es mi culpa que los demás tengáis un cerebro que conservar”. Estoy seguro de que debajo de todas esas mechas baratas no hay más que una barra de neón gigante.

Lassiter hizo un mohín y luego levantó la barbilla y se dio la vuelta dirigiéndose hacia la puerta.

—Eso fue un golpe bajo. Esta noche duermes solo.

Tohrment estaba saltando por dentro ¡Había conseguido echarlo! Antes de cerrar la puerta, Lassiter se dio la vuelta y habló en tono casual.

—Ah, por cierto, aparentemente John está en el gimnasio entrenando un poco. A lo mejor quieres pasarte a verlo o algo.

John…con todo lo que había ocurrido últimamente y teniendo en cuenta que ahora estaba emparejado, no habían tenido mucho tiempo para conversar. Se puso en pie y buscó sus Nikes.

Lo dicho: al carajo con su descanso reparador.

****


Con una toalla en una mano, una botella de agua en la otra y un i—Pod adquirido por Vishous para él, Tohr se entró por las puertas dobles del gimnasio.

Candy Shop de 50 Cent atronaba en los enormes altavoces colgados desde las esquinas del recinto. En uno de los bancos de pesas, Butch estaba trabajando sus enormes bíceps.

—25…26…27…—gruñía al tempo de la música.—28…29…30…

Tohr se acercó hasta él y el Hermano más reciente dejó las pesas a un lado, dedicándole una amplia sonrisa que dejaba ver perfectamente una de sus paletas melladas.

—Eh tío, qué pasa ¿Vienes a levantar algo de hierro también?—preguntó echando un rápido vistazo a los brazos aún bastante escuálidos de Tohr.

—Nah, aún no estoy preparado, no quiero lesionarme.—desestimó el comentario del irlandés con un movimiento de la mano.

—Bueno, siempre podemos dejarle que nos vaya añadiendo las pesas en las barras, ¿no, poli?—Vishous apareció desde una de las salas adyacentes al gimnasio, cargando una pila de pesas de diez kilos.—Así por lo menos tendría algo más que hacer en todo el día que no fuera comer como un bestia con Rhage.

Tohr le dedicó una mirada que era el equivalente ocular de haberle levantado el dedo corazón.

—Bueno, al menos mi desayuno no incluye esteroides.—se encogió de hombros. A su lado Butch empezó a descojonarse señalando a V.

El moreno soltó las pesas y añadió dos más la barra que él iba a utilizar.

—Esto es todo natural, damisela.—contraatacó— y ahora, ¿Qué haces por aquí?

Tohr se quedó pensativo un momento, reflexionando sobre cuánto tiempo debía llevar sin asomar la nariz por el gimnasio para que a sus hermanos les extrañara tanto verlo por aquí.

—Eeeeeh, ¿habéis visto a John? El tío de la General Electrics me ha dicho que estaba por aquí.

—Es un macho recién emparejado, Tohr.— Butch enarcó una ceja— Seguro que está haciendo ejercicio, pero no en el gimnasio.—su sonrisa pícara no dejaba mucho a la imaginación.

Tohr frunció el ceño y apoyó las manos en las caderas.

—¿Por qué coño iba Lassiter a decirme entonces que el chico estaba en el gimnasio?

—¿Porque ser idiota es una compulsión para él?—sugirió V.

—Ignorar a los idiotas sí que lo es.—replicó Lassiter que entraba en ese momento—Era la única manera que se me ocurrió de traer tu patético culo a hacer algo de ejercicio.—explico el ángel dirigiéndose a Tohr.

—Ya te he explicado mil veces que necesito ganar más peso antes de ponerme a trabajar con pesas.

—¿Y cuándo va a ser eso, Tohr? ¿La semana que viene? ¿El mes que viene? ¿El año que viene?

Tohr anduvo hasta donde estaba parado el tipo, plantándosele en las mismísimas narices.

—Estoy harto de que me presiones, las cosas serán cuando tengan que ser.

Lassiter se aparto de Tohr y comenzó a pasearse por el gimnasio, parándose en el tatami que se usaba para practicar artes marciales.

—La última vez que decidiste dejar que “las cosas fueran cuando tuvieran que ser”, acabé arrastrándote hasta el complejo de la Hermandad a petición de tu shellan muerta.

Un siseo de Vishous y un silbido por lo bajo de Butch fueron lo único que rompió el denso silencio del momento. Luego un ronco gruñido empezó a tomar forma en la garganta de Tohr.

Ni siquiera se te ocurra mencionarla —masculló enseñándole los colmillos.

—¿O qué? ¿Vas a venir a patearme el culo?—el ángel ladró una risa—En todo caso sería al revés, en el caso de que te quedara algo de culo para patear.

Se estaba pasando, se estaba pasando mucho. Primero mentando a Wellsie, luego humillándolo delante de sus hermanos, ¿A dónde mierda quería llegar?

—Estás llevando esto demasiado lejos.—le advirtió.

—Venga tío…—empezó Butch.

—Cierra la puta boca.—le dijo sin quitar los ojos de Tohr.

—No le hables así.

—¿O qué?—repitió desde su posición en el tatami.

Un momento estaba junto a V y Butch y al siguiente se había desmaterializado tan cerca de Lassiter que prácticamente podía distinguirle cada poro de su luminiscente piel.

—O sino, culo fláccido o no, voy darte tantos golpes que no te vas a acordar ni de tu propio nombre, ¿Queda claro?

El tipo le empujó. Tuvo la caradura de empujarle. Y algo hizo click dentro de Tohr. Con un rugido lanzó su puño directo a la mandíbula del ángel caído. Lassiter trastabilló ligeramente y su cabeza giró con el golpe, amortiguando el impacto. Lentamente volvió el rostro hacia Tohr de nuevo y enarcó una ceja.

—¿Eso es todo?

Resoplando como un toro embravecido, Tohr agachó el cuerpo y cargó contra el tipo, la cabeza por delante en perfecto ángulo con el diafragma de su contrincante.
Este se arqueó interceptando la embestida y clavó los talones en el suelo para frenarlo. Tohr siguió empujando con todo lo que tenía sin conseguir moverlo ni un centímetro más.

Lassiter dejo escapar una risa ronca y sujetó a Tohr en el sitio, sin permitirle enderezar la espalda, forzando la dolorosa postura. Entonces con un fluido movimiento de su pierna derecha, le barrió los pies, haciéndolo aterrizar duramente sobre su espalda en un golpe que le quitó todo el aire. El vampiro boqueó como un pez fuera del agua cuando sus pulmones se vaciaron del tirón.
Colocándose a horcajadas sobre él, el ángel aplicó sin miramiento alguno su antebrazo directamente sobre la faringe de Tohr, sujetándose la muñeca con la mano contraria a fin de ejercer más presión.
Bajó la cabeza hasta que las puntas de sus narices prácticamente se tocaban y le dedicó una mueca que, de haber sido un vampiro, hubiera descubierto enormes colmillos listos para desgarrarle. Las manos de Tohr volaron a los brazos de su atacante, intentando aflojar la presa.

En seguida se oyó un revoloteo de pesas cayendo y gente acercándose. Tohr vio que se trataba de V y Butch, cuyas caras de mala leche decían lo mucho que estaban deseando ponerle las manos encima al tipo del pelo bicolor.

—¡N—no!—consiguió graznar Tohr a través de la presión que se iba intensificando en su garganta. Los Hermanos se pararon en seco, claramente inseguros acerca de cómo actuar. Sabía que no conseguiría distraerlos durante mucho.

Con un esfuerzo soberano clavó su mirada, ahora borrosa en Lassiter, convirtiendo la pelea no solo en una lucha corporal sino en una batalla de voluntades.
Sintió como poco a poco su rostro se sobrecalentaba por el agolpamiento de sangre.

—¿Ves por qué necesitas empezar a entrenar ya? Estás débil, no durarías ni cinco minutos frente a un restrictor ¿Y pretendes serle de ayuda a la Hermandad?—la dejadez con que apartó su brazo de su cuello, permitiéndole respirar fue el mejor equivalente al gilipollas que había quedado sin decir.—Despierta, Tohrment.

Tohr tosió, llevándose la mano al la garganta y miró a Lassiter con el ceño fruncido. La cabeza le daba vueltas por la falta de oxigeno y los miembros le hormigueaban de forma dolorosa mientras la sangre volvía a fluir libremente. Y, definitivamente, iba a salirle un moretón en el culo por el golpe.

Vishous y Butch seguían siendo mudos testigos a la situación cuando Lassiter se levanto sin molestarse en tenderle una mano.

—Y todo esto,—empezó Tohr— ¿Sólo para restregarme que no puedo darle una paliza a un idiota como tú?

El ángel lo taladró con la mirada.

—No. Todo esto es para hacerte darte cuenta de que ya es momento de que hagas algo para “poder darle una paliza a gilipollas como yo”.—habiendo dicho esto, se dio la vuelta y sin siquiera dedicar una mirada a ninguno de los allí presentes, se fue del gimnasio.

Tohr se quedo tumbado en el tatami, intentando acompasar su respiración y reflexionando. A veces los métodos de Lassiter eran un poco extremos, pero siempre efectivos. Dolorosamente, el tipo tenía razón: sus posibilidades contra un restrictor eran nulas. 0. —1.

Pero él quería ayudar a sus hermanos en la guerra...

Con un suspiro final se incorporó y echo un vistazo resignado a V y Butch, este último se apresuró a tenderle una mano para que se levantara.
Con un fuerte impulso, Tohr se puso en pie y sonrió tranquilizadoramente a ambos machos.

—Bueno, Vishous, ¿No decías que ibas a ponerme a acarrear pesas? Creo que estoy preparado.

Las sinceras sonrisas que ambos le dirigieron, mejoraron un poco el golpe—o golpes en este caso—que su ego había recibido merecidamente.

****


Dos horas y 50 repeticiones después mientras salía del gimnasio, Tohr estaba hecho polvo. Se sentía como la mierda, cada músculo del cuerpo le ardía, cada hueso le dolía y cada articulación le gritaba. Pero extrañamente él tenía esa sonrisa de idiota estampada en la cara.

Virgen, Butch y V le habían dado caña, empezando con poco peso y muchas repeticiones, para luego ir subiendo el ritmo gradualmente, vigilando cómo respondía el cuerpo de Tohr a sus exigencias. Lo cual hizo bastante bien, para su sorpresa.

Bueno sí, es verdad que a la décima repetición de cada grupo muscular, empezaba a temblar y a sudar frío, pero eso no era nada comparado con lo que había pensado que le pasaría. Cosas que estaban en la línea de una barra cayéndosele en la nariz por no ser capaz de levantarla, o darse de narices en el suelo mientras intentaba hacer una flexión. Vamos, en todas las variedades acababa con la cara plana como un Pug.

Por eso, mientras marchaba a su habitación con su perfil greco-romano intacto, no podía evitar sonreír. Realmente iba a mejorar, iba a conseguir ser el de antes, iba a hacer que sus hermanos tuvieran que dejar de preocuparse por él e iba a ser el padre que John necesitaba.

John... Virgen, con la escenita que había montado Lassiter en el gimnasio se había olvidado por completo de que su intención al salir de su habitación había sido ir a verlo. Reprendiéndose mentalmente, se dio la vuelta y echó a correr a paso ligero pasillo abajo hasta llegar a la puerta de la habitación que el chico compartía con Xhex.

Parándose un segundo para coger aire, golpeó la puerta suavemente con los nudillos.
Un suave suspiro ascendente le respondió desde el otro lado y abrió la puerta asomando la cabeza para ver si todo iba bien.

La sonrisa que le dedicó John al verle fue otra de las bendiciones del día. De repente empezó a hacer signos con las manos a toda velocidad:

“Eh, llevo horas buscándote, ¿Dónde te habías metido? Fui a tu habitación, a la cocina, a la habitación de Rhage, por Dios, ¡pero si hasta fui a ver si estabas con Lassiter!”—de repente paró al ver es aspecto agotado de Tohr y anduvo hasta donde él estaba—“¿Estás bien? ¿Te ha pasado al…?—olisqueó el aire y frunció la nariz— “De verdad, ¿qué has estado haciendo?”.

La sonrisa de Tohr era tan grande que creía que las mejillas se le iban a quedar de por vida fijadas en esa expresión estúpida.

—He estado en el gimnasio con Vishous y Butch—explicó—Decidí que era momento de meter algo de músculo en este saco de huesos.

John abrió mucho los ojos y se le quedó mirando de arriba abajo, como si alguien acabara de contarle la receta secreta de las nuggets de pollo del McDonald. Luego sacudió la cabeza ligeramente y con la boca apretada en una fina línea rodeó los hombros de Tohr en un enorme abrazo de oso.

Por un momento, éste no pudo hacer más que dejarse abrazar, pues John lo había tomado de sorpresa. Luego abandonándose a la sensación de estará con alguien a quien podía hacer feliz, le estrechó contra sí también, apenas siendo capaz de rodear su gran contorno.

John se separó pasado algún tiempo para tener espacio para señalar:

“Genial, ahora podremos ir a correr juntos y practicar tiro y picarnos a ver quien hace más abdominales y echar competencias de flexiones y….”

Tranquilo, hijo.— Tohr no pudo evitar reírse— Tengo que ir poco a poco, pero no dudes que cuando esté en plena forma voy a ganarte a lo que sea que me retes.—le dio un pequeño puñetazo en el hombro a John.

“Ya veremos, viejales.—bromeó éste enarcando una ceja. Luego hizo una finta y dio una palmada en el estómago de Tohr, esquivándolo y saliendo de la habitación—Venga, vamos a comer algo, he estado todo el día ahí encerrado hacien…¡Tengo hambre, vamos!”

La risa estalló en la garganta de Tohr mientras trotaba detrás de John. Un único pensamiento rebotaba en su mente.

Todo va a ir bien.

****


Phury, hijo de Aghony, se levantó de la mesa, en el rancho de las Adirondacks, a la que estaba sentado con su shellan y el resto de las Elegidas en cuanto escuchó el teléfono del salón sonar.

Al otro lado estaba Rhage.

—Hey, mi hermano.—saludó Phury— ¿cómo va todo?

—Bien, bien tío. Oye, ¿habría alguna posibilidad de que Layla pudiera pasarse por la mansión hoy? Ya van a hacer más de tres semanas desde la última vez que me alimenté y ya sabes que me gusta estar perfectamente controlado, no hacen falta más explicaciones.

—Desde luego.—Phury sonrió desde el otro lado de la línea— Se lo diré a Layla, no creo que tenga ningún problema.

Una vez hubo colgado, se dirigió a la mesa donde todas las mujeres charlaban animadamente. Acarició con suavidad el pelo de Cormia antes de sentarse a su lado y dirigirse a Layla:

—Layla, era Rhage. Ha llamado preguntando si te sería posible pasarte por la mansión hoy.

Layla, sentada frente a Cormia en la mesa, levanto sus ojos verdes hacia el Primale y sonrió cálidamente.

—Desde luego, si el sire Rhage me requiere estaré allí sin más dilación.—miró a Cormia— ¿Me ayudarás a prepararme, hermana?

—Será mi placer.—sonrió la hembra antes de levantarse para irse con Layla. Se inclinó y le dio un leve beso a Phury en los labios—Nos vemos luego.

—No lo dudes.—respondió él siguiendo el contorno de su cuerpo con los ojos.—Bien, Elegidas, ¿alguna de vosotras quiere más pizza? –se dispuso a repartir porciones.

Una vez en el gigante baño principal de la casa que compartían todas las Elegidas, Cormia y Layla dispusieron todas las sales aromáticas y hierbas purificadoras que necesitarían para completar el ritual de limpieza que todas realizaban antes de servir a alguno de los guerreros de la Hermandad.

—¿Está el agua bien a esta temperatura?—preguntó Cormia revolviendo el agua de la bañera.

—Perfecta—sonrió Layla metiendo la mano. Entonces procedió e echar en el agua el contenido de una serie de paquetitos en un orden muy preciso mientras ambas entonaban oraciones a la Virgen Escriba. Dejando caer su túnica blanca Layla se sumergió entera en el agua y Cormia empezó a lavarle el largo pelo con movimientos suaves, no pudo evitar reír ante los pequeños suspiritos de Layla.

—Lo siento, pero tener momentos así para una sola constituye una de los pequeños placeres de la vida, ¿no crees?

—Sí, te entiendo.—una vez solas abandonaron la formalidad— Es verdad que a veces la cas parece estar excesivamente poblada.—rió Cormia— Es curioso como eso no nos ocurría cuando estábamos en el Otro Lado, ¿no?

—Supongo que sería porque allí era todo mucho más estricto. Realmente no nos planteábamos muchas cosas.

Se hizo el silencio entre ellas durante un rato en el que Layla se puso a tararear una tonadilla mientras Cormia acababa de lavarle el pelo y comenzaba con su cuerpo, aplicando las hierbas purificadoras a cada centímetro de su piel.

—No desearía que pensaras que soy una entrometida, pero bueno…al fin y al cabo sois todas mis hermanas así que me preocupo por vuestro bienestar, ¿te encuentras en óptimas condiciones para ir a servir a Rhage?

Layla le dedicó una mirada serena y una sonrisa tranquilizadora.

—Tranquila, Cormia. Ya he repuesto totalmente la pérdida de sangre de la última vez que serví al Hermano Rhage. Además sabes que tanto él como su shellan son muy gentiles, nunca toma más de lo que es estrictamente necesario y Mary suele invitarme a merendar con ella cuando hemos acabado.

—No, si no me cabe duda de que todos sean amables contigo—dejo escapar una carcajada—, es imposible no serlo. Pero también sé que estás sirviendo a algunos de los otros guerreros y sabes tan bien como yo que aquí no nos recuperamos ni la mitad de rápido que en el Otro Lado.

—Te preocupas demasiado.—hizo un gesto con la mano—Ahora mismo sólo sirvo a los sires Rhage y Tohrment. Amalya está ocupándose de los guerreros Qhuinn y Blaylock, así que estoy—frunció el ceño como si estuviera haciendo un esfuerzo por recordar— más fresca que unas castañuelas, ¿se dice?

—Como una lechuga.—corrigió Cormia—Ya sabes uno de esos vegetales verdes.

Ambas hembras estallaron en risas hasta que tuvieron que doblarse por la mitad y secarse las lágrimas de los ojos.

—Desde luego, tienen unos dichos en este Lado—consiguió decir Layla entre risilla y risilla. Luego se recompuso y alcanzó la mano de su amiga cubriéndola con la suya—No tienes de que preocuparte, sabes que si alguna vez tuviera algún problema te lo diría.

—Cuento con ello.

—Ahora —suspiró y se masajeó el cuero cabelludo—, ponte con esa maldita trenza. El sire Rhage siempre bebe de mi muñeca, pero aún así debo honrarlos a él y a su Mary preparándome como es debido.

—Esto es realmente tu vocación, ¿no?

Los ojos de Layla brillaron cuando miró a Cormia a través del espejo.

—No sabes cuánto.

28 comentarios:

Susana dijo...

Muy bueno!!!!!! Felicidades, gran relato, estaré atenta para el sigiente. Muchas gracias.

º-Xhexenia|-º dijo...

OOO Nei!! me ha encantadOO no sabes cuantO! yo amo tamto esta saga q no puedo decidirme a cual hermano amo mas!!! pero sin duda conoces a lo chicos y los manejas estupendOOo... me impresionas mucho y la verdad q haora nos das estas posibilidades (q me parecen muy bien) va ser dificil ver lo de la watd!! ps realmente lllenas muchos espacios... te felicitOO..

Me ha encantado lo de la cosina! he estallado en carcajadas.. solo elos me hacen reir asii..

ya espero el proximo capII!!

Alicia dijo...

Genial!! Felicidades!! Me gusto muxo, especialmente el principio, la escena de la 1º comida, me encantan esas escenas cotidianas :D
Esperaré el resto con ganas :)
Gracias!

dailenes dijo...

OOOOHHHH NEÏ, querida felicidades y te animo para que sigas adelante, porque me imagino q no debe ser facil lanzarse a hacer un fic de los hermanos, pero hasta ahora veo q lo haces muy bien y estoy segura q a medida q vayas avanzando mejorarás cantidades.
Por ahora decirtte que me reí muchisimo, y es que Lassiter es un amor y ese: ¡Cariño, estoy en casa!
Me encantó.
Además solté una carcajada con: Tiiío, ahora sí que puedo decir que nuestra relación va de culo.

Nena puedo decir que tienes el toque y como amo a Raghe estoy sonriendo como una estupida por todas las apariciones que tuvo en tu capi.

espero ansiosa el proximo y adelante que tienes talento.

besis.

Neï dijo...

*se limpia las lágrimas* Chicas me alegro de que les gustara y gracias por su apoyo!! Ya llevo ciento y pico del fic y pensé: Duh, y si no les gusta!!!??

Disfruté especialmente de la escena de la cocina, no sé, siento que tengo que liberar algo de presión entre tanto mcaho, o la testosterona me va a ahogarXDD
Aún así, les aseguro que hay muchas de esas ;)


Y...en el próximo capi un escena hot, hot, hot..., pero no les digo entre quienes :)

Dailenes, hermosa, gracias por tu apoyo desde el primer momento en que adivinaste que se trataba de un fic mio, tus comentario siempre me dan fuerza!! (Los de las demás también, claroXD).
Vas a ver muuuuchas mas referencias al culo de Tohrk es la broma por defecto jajja (VaneCaos, ya me dijo que soy una fetichistaXD)

GRACIAS POR LOS COMENTARIOS!!

Payne dijo...

Lo que me he podido reir con Rhage y Lassiter XDDD
Tu historia está genial, y los puntos que tienes con las Shellans me matan :) Dos semanas se me alargan muuchooo para el siguiente cap, ¡¡¡cuelgalo mañanaaa!!! :D

Maribocha dijo...

super padrisimo!!!!!!!!!!!! perfecto mejorar esto esta dificilisimo!!!!!!!!mochas felicidades eres fantastica!!!!!!

Amy-Chan dijo...

Bueno, Cuando lei la entrada que Daggher le había echo a esta entrada me imagine que seria algo mas o menos asi... Pero no me imagine que el Fic seria de Thor!!!!! *a estas alturas comienzo a Jadear en busca de aire*
Me encanta que se te haya ocurrido. Hara menos larga la espera del libro de Ward, Y tambien abrira un mundo de nuevas opciones y tal.

A mi me gusto mucho este primer Capitulo. Aunque si te soy honesta encontre dos cosas horrorosas.

Numero Uno. Solo tiene 18 paginas? Vamos, me he quedado Jodidamente inquieta por leer mas.
Numero Dos. ¿Dos capitulos por mes?

¡¡Que tortura esperar tanto!!... Mira que se les esta pegando lo de la Ward xD
nah! mentis, como te sientas mas comoda, y como tu tiempo te permita. Eso si... Pesara sobre tu conciencia que este esperando capitulos sin dormir(? xD

Ya. Ya. Ahora si. En serio. ¡Felicidades! Algo como esto es lo necesitabamos las fans de la Saga... Sobre todo aquellas que amamos a Thor, aquellas que lloramos la perdida de Wellsie, Y aquellas que no lo queremos con No'One.
Y esta historia me cae Bien... Yo no odio a Layla... Lo que odio es que se quiera Tirar a Quin xD (No he leido L.U desgraciadamente, pero en Amante mio, me encanto su papel)

Y bueno, Curioso. He leido los libros 1325434547 veces, Y hasta ahora me entero de que Thor se alimentaba de Layla. La semana pasada lei de nuevo Amante mio. Pero creo que lo volvere a leer a ver si encuentro ese detalle (:

Yo siempre espere que la Shellan de Thorment fuera Selena. No se, Tiene esa inocencia y dificultades como cocinera que me encantan. Pero bienvenida sea la Historia de Layla!

Quiero seguir leyendo! ¡Sigue adelante! Sigue escribiendo tan maravillosamente. Le regalas pequeñas sonrisas a Varias de nosotras... Y Joder! Eso es tener una mision en la Vida xD

Ya. Ya. Me voy antes de seguir diciendo incoherencias. ¿Que digo Yo? Que me tendras por aqui para leerte fielmente.


Pdata: Debes saber que no dormire hasta que haya un encuentro entre Layla y Thorment, Posiblemente en el proximo capitulo... Porque aparte de ir a ver a Rhague se encontraran ¿verdad? ¿Verdad? ¿Verdad? *-*



¡¡Fighting!!

Ludi dijo...

Nei eres grande, me gusto mucho el capítulo y por supuesto tambien la idea de hacerlo sobre Tohr, yo tambien creo que es el más "normal".
Sola hay una cosa que me inquieta un poco y es Layla, no soporta a la elegida, pero aun asi no pienso perderme esta joya.
No hay una sola linea que no me haya gustado,incluido el trozo final en el rancho.
Enorabuena. Y espero poder seguir disfrutando de tu ingenio

Patricia dijo...

ESPECTACULAR!!!!!!!!!!!!
Me encanto!!!!! Pero mas me gusto que sea Tohr el elegido, pues todavia no he podido superar lo de Wellsie y el bebe. Se merece mucha felicidad.
Te felicito, sigue adelante. Espero ansiosa la actualizacion. Besitos

violet dijo...

Esta genial la idea de Layla y Thor me encanto el pedacito de fic espero el siguiente capítulo con ansiedad muchas gracias por compartir tu talento !!!!!!

Marle dijo...

Mis felicitaciones al chef.. ehhh perdon a ti Nei... Me ha gustado mucho en especial que hasta George haya estado incluido... Continua asi...

Luz dijo...

Gracias, Nei por compartir con nosotras tu imaginación literaria sobre un tema que nos apasiona, como es la HDN.
Creo que lograste captar el carácter de los personajes de una manera magistral.
Y también te agradezco la traducción de los capítulos del libro de Payne y Manny.

Neï dijo...

Amy-Chan, la primera hembra que alimenta a Tohr es Selena, hasta donde yo sé, pero no me venía bien así que me permití la PEQUEÑA XD licencia de hacer ese cambio, de Selena se sabe demasiado poco y queria coger un personajae femenino que conocieran, además, me siento identificada con algunas de las facetas de Layla y dede que leí LU, más áun :)
Me alegro de que te esté gustando el fic, sabía que a alguna de uds los capis les iban a parecer cortos (especialmente a las que leen los fics de VaneCaos, con capis de 100 y pico páginasXD), pero PERDOOOOOÓN, no tengo tiempo para escribir mucho más.
SObre la escena del próximo capi...no me pronuncio:p

Ludi me alegro de que mis palabras seab tab valiosas para ti, y también espero conseguir cambiar tus sentimientos hacia Layla :)

Patricia, Violet and Marie :D me alegro de que les gustara, no se hacen la idead e la ILUSIÓN que me hace que les guste.

Luz, diste en el clavo, lo que más me asusta es no conseguir captar el carácter de los personajes!!!
Les parece que lo voy haciendo bien??^^

BESOS HERMOSAS

blanx dijo...

eiii muy bueno!!
ME ha gustado mucho, aiii, como me gusta leer sobre estos xicos...no me canso---

Espero el próximo^^

un beso!

Aly'♥ Jonas dijo...

QUIERO MAAAAAAAAAAAASSS!!!!!!!! JAJAJAJAJA
Me encanto!!!

sobeck dijo...

Sinceramente no soy fan de los fics....pero con este he cambiado de idea, me encantó, me hizo reír hasta las lágrimas, los hermanos están reflejados en cada escena y en cada diálogo.
Gracias por hacerme pasar un buen momento y distraerme un momento

sigue así y te seguiré leyendo

Fabiola dijo...

me gusto mucho tu historia, esta genial de verdad así que ya tienes nueva seguidora!!

La he pasado genial leyendo este capi, sobre todo la parte de la cocina XD

Saludos!!

JANE dijo...

La verdad me encanto tambien, tienes una forma de contar las cosas como si tuevieras a los hermanos tambien en tu cabeza, me enacanto y espeo leer pronto mas de esta historia, muchos besos y felicidades, tu blog me encanta tanto comolos hermanos

Anónimo dijo...

*rueda por el suelo de emoción- Por DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS!! Me alegro de que les guste cómo estoy reflejando a los Hermanos :)
Jjajajaja aunque después de haberme leídos cada libro unas cuatro veces...ejem...XD

Neï

Lu dijo...

Acabo de encontrar una nueva adiccion. Me encanta la historia Nei, reflejas a muy bien la personalidad de los hermanos. Esperare ansiosa el siguiente capitulo.

Anónimo dijo...

Hola. Me encanta el blog y es genial que os animéis a escribir un fic sobre esta saga. Es una de mis favoritas, los personajes son magníficos y las tramas insuperables. Leí el fic y me parece fresco, bastante entretenido. He visto algunos fallos aunque claro, ¿quién no los comete? Por eso os dejo aquí el más repetido, por si os ayuda =)

Los diálogos. Cuando termináis un dialogo en un punto, no podéis comenzar después con minúscula.

Ejemplo:

Rhage apoyó una de sus enormes manazas en el pequeño y ahora tembloroso hombro del doggen—, ya casi he terminado de preparar “Mi Arsenal Culinario”.— (tras Estas palabras dejó la mirada perdida en el techo con aire dramático, como si ante él discurrieran imágenes de glorias pasadas.)

Debería continuar así:

—Tras estas palabras dejó la mirada perdida...etc.

Ojala ayude. Un besito.

VaneCaos dijo...

Nenaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, bravo por ti!!! Soy una desgraciada por no haber pasado antes a chillarte, perdona^^; Sigue, Neï, que eres buena (no lo dudes), nadie escribe sobre Tohr y andamos huérfanas de fics en castellano.

Disculpa también si voy retrasadísima en darte la opinión sobre lo que me envías, pero ya ves que gustar, gusta.

¡¡¡sigue así guapísima!!! A lo mejor consigues que me caiga bien Layla :P ¡¡¡Besotesssss!!!

Tsuki dijo...

Me encanto!!! Me hizo reír mucho, gracias era lo que me faltaba el día de hoy =D

Considerame tu fan.

Con eso que se tarda mucho en salir el siguiente libro te agradezco tu fic. Torh y Layla no son mis personajes favoritos pero creo que les tomaré cariño.
Eso de retomar a los hermanos y sus parejas para que tengan una participación mas activa me gusta mucho. Creo que es lo que le falta a Warth.

Espero el siguiente con ansias.

Neï dijo...

Anónimo gracias por el consejo, lo mejoraré.

Vane-le hace un abrazo-placaje-GRACIAS POR EL APOYO EN TODO, HERMOSA!!!
Espero seguir aprendiendo de ti :)

Nuray dijo...

Neï, el fic está genial!!! Me muero de ganas de seguir leyendo.

Por cierto, acabo de leer en facebook que Warden ha dicho que el libro de Tohr se llamará: LOVER REBORN!!!

Amante Renacido! :D y ahora cruzo los dedos para que Layla sea la elegida (en todos los sentidos), porque me gusta mucho la idea de verla con Tohr.

iseult dijo...

¡Que sorpresa tan estupenda me he llevado al leerlo! ¡Que maravilloso material!. Como dicen por ahí: me has alegrado el día.

Nury Misu dijo...

Primer capi leído!!! Y tengo q decir q me he reído tanto q casi me meo encima con la escena de la cocina. Me gusta el enfoque y la presentación de los personajes. Voy a seguir leyendo. Gracias por publicar.

PRÓXIMAMENTE: BLOOD FURY (enero 2018) 3º BLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: BLOOD FURY (enero 2018) 3º BLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: THE THIEF (abril 2018) 16º LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

PRÓXIMAMENTE: THE THIEF (abril 2018) 16º LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

ELECCIÓN CERRADA



¿Quién es Autumn?
Entra aquí y descúbrelo.

EL PIT VIRTUAL

TWITTEANDO

¿QUIÉN SIGUE EL BLOG?

SUSCRÍBETE

Introduce tu mail:

AFILIADO DEL MES

PREMIOS

¿QUÉ PUNTITO ERES?

 
▲ SUBIR ▲