29 mar. 2010

Comentario de J.R. Ward acerca de Amante Oscuro


Wrath fue el primero de los hermanos en aparecer en mi mente, y fue el que me mostró el mundo de la Hermandad de la Daga Negra. Lo que más me gusta de él está resumido en el principio de Amante Oscuro:

Con un rostro que era a la vez aristocrático y brutal, parecía el rey que era por nacimiento y el soldado en el que se había convertido por destino.

—Amante Oscuro, Capítulo 1

Me encanta esa combinación... un sangre azul que también es un luchador... y creo que Wrath es el perfecto líder para los vampiros: fuerte, brutal cuando es necesario, poseedor a la vez de lógica y pasión. Solo necesitaba despertar al hecho de que podía liderar.

Y Beth fue la que le ayudó a llegar allí.

Beth era y es la pareja perfecta para Wrath. De mentalidad fuerte, cálida y dispuesta a apoyarle. Su dinámica se muestra a la perfección en la que es una de mis escenas favoritas entre ellos. Los dos están hablando sobre cómo se toma el lo que sucedió cuando sus padres fueron asesinados delante de él. Se condena a sí mismo por no salvarles, pero era un pretrans físicamente débil, así que en realidad no había nada que pudiera hacer. Beth pierde el control y le golpea con el hecho de que está siendo demasiado duro consigo mismo... lo cual es algo que él necesitaba oír, incluso si manifiestamente no estaba mostrándose receptivo a lo que ella le estaba diciendo. Lo que me encanta es que ella no se deja apabullar y dice lo que piensa a pesar de que él está irguiéndose sobre ella. Y Wrath, aunque no está de acuerdo con ella, se siente aún más atraído. Cuando termina sintiéndose frustrada, se produce un incómodo silencio:

Ah, diablos. Ahora sí lo había arruinado. El tipo le había abierto su corazón, y ella había despreciado su vergüenza. Qué manera de lograr intimidad.

—Wrath, lo lamento, no he debido...

Él la interrumpió. Su voz y su rostro parecían de piedra.

—Nadie me había hablado como acabas de hacerlo.

Mierda.

—Lo lamento mucho. Es sólo que no puedo entender por qué...

Wrath la atrajo hacia sus brazos y la abrazó fuertemente, hablando en su idioma otra vez. Cuando aflojó el abrazo, terminó su monólogo con la palabra leelan.

—¿Eso quiere decir «perra» en vampiro? —preguntó.


—Amante Oscuro, Capítulo 31

La cuestión es esa, Wrath es todo fuerza, y el hecho de que Beth pueda hacerse valer por ella misma y defender lo que cree los pone en un pie de igualdad. El que le otorgue su respeto es tan significativo como el don de su amor, y ella merece ambos.

Otra de mis escenas favoritas en el libro es cuando Beth sale del dormitorio subterráneo que Wrath tiene en la casa de Darius, acabada de salir de su transición. Se está preguntando como se comportará él con ella delante de sus hermanos y se prepara para una actitud fría cuando entra en el comedor donde están los guerreros. Resulta que a Wrath le parecen muy bien las demostraciones públicas de afecto, y la abraza delante de una atónita Hermandad, que nunca antes le ha visto con una hembra. Después de que les explica lo que ella significa para él en la Antigua Lengua, la deja para ir en busca de las dos cosas que ella anhela, chocolate y bacon, y los hermanos la saludan de una forma especial:

Hubo un fuerte ruido cuando cinco sillas fueron empujadas hacia atrás. Los hombres se levantaron al unísono. Y comenzaron a acercársele.

Ella miró los rostros de los dos que conocía, pero sus severas expresiones no eran muy alentadoras.

Y de repente, aparecieron las dagas.

Con un silbido metálico, cinco dagas negras fueron desenfundadas.

Ella retrocedió frenéticamente, tratando de protegerse con las manos. Se golpeó contra la pared, y estaba a punto de gritar llamando a Wrath, cuando los hombres se dejaron caer de rodillas formando un círculo a su alrededor. Con un solo movimiento, como si hubieran ensayado aquella coreografía, hundieron las dagas en el suelo a sus pies e inclinaron la cabeza. El fuerte sonido del acero al chocar contra la madera parecía tanto una promesa como un grito guerrero.

Los mangos de las dagas vibraron.

La música rap continuó sonando.

Parecían esperar de ella algún tipo de respuesta.

—Hmm. Gracias —dijo.

Los hombres alzaron la cabeza. Grabada en las duras facciones de sus rostros había una total reverencia. Incluso el de la cicatriz mostraba una expresión respetuosa.

Y entonces entró Wrath con una botella de chocolate Hershey.

—Ya viene el tocino. —Sonrió—. Oye, les gustas.

—Gracias a Dios por eso —murmuró ella, mirando las dagas.


—Amante Oscuro, Capítulo 37

De esa forma los hermanos están dándole una buena acogida a su nueva reina, aunque Beth no es consciente del papel que desempeñará en el futuro, así que en realidad tiene dos transiciones esa noche: la primera para convertirse en vampiro, y la segunda es esta bienvenida al mundo privado de Wrath y la Hermandad como su leelan, su «amada».

¿Una de las escenas más eróticas del libro? Aparte de la primera vez en que se lo montan, creo que sería cuando están teniendo su primera cita en la casa de Darius. La noche comienza mal (gracias, entre otras cosas, a que Wrath se pone a discutir con Tohr, después de lo cual Tohr le larga la típica frase: «Lindo. Traje. De mierda»). De todas formas, el momento privado de la pareja termina con... bueno, con Wrath hablando de lo mucho que le gustan los melocotones. El ambiente pasa de amenazador y tenso a sensual con esto:


Beth se inclinó hacia delante en su silla, abrió la boca y poniendo los labios alrededor de la fresa la tomó entera. Las aletas de la nariz de Wrath se movieron al verla morder. Y cuando un poco del dulce jugo escapó y goteó a lo largo de su barbilla, siseó:

—Quiero lamer eso —murmuró por lo bajo. Se estiró hacia delante y le tomó la barbilla. Levantó la servilleta.

Ella puso su mano sobre la de él.

—Usa tu boca.

Un sonido grave, surgido de lo más profundo de su pecho y retumbó en la habitación.

Wrath se inclinó hacia ella, ladeando la cabeza. Ella captó un destello de sus colmillos cuando sus labios se abrieron y su lengua salió. Lamió el jugo de su piel y luego se apartó.

La miró fijamente. Ella le devolvió la mirada. Las velas parpadearon.

—Ven conmigo —dijo, ofreciendo su mano
.


—Amante oscuro, Capítulo 26

¿La escena más conmovedora? Para mí es la que se desarrolla en la clínica de Havers al final. Wrath todavía está bastante hecho polvo después de haber recibido una bala en el estómago, y acaba de salir del coma. Beth está intentando comunicarse con él porque está agitado y molesto, pero él tiene problemas para hablar. Ella le pregunta si necesita que vaya a buscar al médico o comida o bebida o sangre, y él no desea ninguna de esas cosas:


Sus ojos se fijaron en las manos entrelazadas y luego volvieron a su rostro. Luego su mirada volvió a bajar hacia sus manos y regresó nuevamente hacia su rostro.

—¿A mí? —susurró—. ¿Me necesitas a mí?

El apretón no se detuvo.

—Oh, Wrath... A mí ya me tienes. Estamos juntos, mi amor.

Las lágrimas surgieron de sus ojos como un torrente embravecido, el pecho le temblaba debido a los sollozos, la respiración era entrecortada y ronca.

Ella tomó su rostro entre las manos, tratando de sosegarlo.

—Todo va bien. No voy a ninguna parte. No te dejaré. Te lo prometo. Mi amor...

Finalmente las lágrimas disminuyeron y recobró un poco la calma.

Un graznido salió de su boca.

—¿Qué? —Beth se inclinó.

—Quería... salvarte.

—Lo hiciste. Wrath, me salvaste.

Los labios de Wrath temblaron.

—Te... amo.

Ella lo besó suavemente en la boca.

—Yo también te amo.

—Tú. Ve. A. dormir. Ahora.

Y luego cerró los ojos a causa del esfuerzo.

A ella se le nubló la visión mientras se llevaba la mano para cubrirse la boca que empezaba a sonreír. Su hermoso guerrero estaba de vuelta. Y trataba de darle órdenes desde la cama del hospital.


—Amante oscuro, Capítulo 51

Creo que esto lo dice todo acerca de ellos. Así que lo dejaré aquí.

Amante Oscuro fue la plataforma de lanzamiento para todos los hermanos, no solo para Wrath y Beth. Tenía muy claro, incluso por aquel entonces, el camino que seguirían los siete originales de la Hermandad y quien más iba a unirse a sus filas. Y como con todos los libros, allí comenzaron los argumentos de cosas que no saldrían a la luz en años. Esto no se debió a que yo fuera brillante... sino que fue un caso de escenas que aterrizaron en mi cabeza y que entrarían en juego mucho después.

Como dije, la historia de Wrath es el libro del que estoy más orgullosa... fue un comienzo totalmente nuevo, y por primera vez, fui verdaderamente fiel a lo que había en mi mente. Me sorprendería que pudiera volver a hacer algo así otra vez y a desarrollarlo en la forma en que lo hice. Wrath fue un cambio radical de tema, ritmo y expresión unido a una increíble extensión en lo que refiere a borradores por mi parte… escrito en un momento en que básicamente estaba sin trabajo.

Realmente le agradezco a Wrath haber aterrizado en mi mente y por haber traído a los hermanos con él. Su libro está dedicado a él... por muy buenas razones.

No hay comentarios:

PRÓXIMAMENTE: BLOOD FURY (enero 2018) 3º BLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: BLOOD FURY (enero 2018) 3º BLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: THE THIEF (abril 2018) 16º LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

PRÓXIMAMENTE: THE THIEF (abril 2018) 16º LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

ELECCIÓN CERRADA



¿Quién es Autumn?
Entra aquí y descúbrelo.

EL PIT VIRTUAL

TWITTEANDO

¿QUIÉN SIGUE EL BLOG?

SUSCRÍBETE

Introduce tu mail:

AFILIADO DEL MES

PREMIOS

¿QUÉ PUNTITO ERES?

 
▲ SUBIR ▲